La aventura de la construcción del Canal de Panamá

Incluso en el siglo XVI, la gente ya estaba considerando la idea de construir un canal que pudiera vincular el Océano Atlántico con el Océano Pacífico. Antes del canal, los barcos procedentes del Pacífico tenían que recorrer América Latina y pasar por el Cabo de Hornos en Chile para llegar al Atlántico. Esto no sólo representaba meses de viaje, sino también altos gastos y mayores riesgos debido a las peligrosas condiciones meteorológicas alrededor del Cabo de Hornos.

Todas estas limitaciones motivaron al gobierno francés a comenzar a construir el Canal de Panamá y La Société internationale du Canal interocéanique comenzó su construcción el 1 de enero de 1881. Ferdinand de Lesseps, responsable de la construcción del Canal de Suez en Egipto, fue el encargado. Desafortunadamente, después de 8 años el proyecto se declaró en bancarrota y se detuvo debido a la falta de experiencia sobre su difícil terreno, las guerras civiles en Francia durante esos momentos y las constantes epidemias de enfermedades tropicales como la fiebre amarilla y la malaria. En 1904, el canal se vendió a los Estados Unidos por solo 40 millones de dólares, a pesar de que Francia había invertido originalmente más de 230 millones de dólares en él.

El proyecto del Canal de Panamá fue muy interesante para los Estados Unidos, ya que reduciría el tiempo de viaje de la costa oeste de los Estados Unidos a Europa en hasta un 42%. El proyecto fue tomado por el presidente Theodore Roosevelt, sin embargo, cuando el contrato fue presentado a funcionarios colombianos, ya que Panamá formaba parte de Colombia en ese momento, éstos no aceptaron los términos financieros y negaron a Estados Unidos el permiso para continuar la construcción. En respuesta a esta situación, el Presidente Roosevelt decidió apoyar la independencia de Panamá y envió buques de guerra para ayudarlos. Panamá se independizó el 3 de noviembre de 1903 y las negociaciones se reiniciaron de inmediato. La construcción comenzó al año siguiente y los Estados Unidos tomaron la soberanía sobre la zona del canal.

Luego de 10 años en construcción, el canal fue finalizado. Fue uno de los proyectos más desafiantes jamás construidos en ese momento y costó a los Estados Unidos más de 350 millones de dólares. El canal tiene 77 km de largo e inicialmente tenía 2 carriles con cada uno un conjunto completo de esclusas que se destinan a levantar embarcaciones que pesan alrededor de 50 mil toneladas, más de 8 pisos; ya que el punto más alto del canal está muy por encima del nivel del mar. El sistema de esclusas consiste en válvulas de gran alcance en la parte inferior de cada una de las cámaras dentro de las esclusas, que disparan agua hacia arriba, levantando así los barcos. Son tan eficaces que pueden levantar buques más de 3 pisos en sólo 8 minutos. El canal abrió y recibió su primera nave, S. S. Ancon, el 15 de agosto de 1914, con un cargamento de cemento. El canal permitió transportar más de 200 millones de toneladas de mercancías cada año, lo que significa que alrededor de catorce mil buques lo han transitado anualmente.

Mientras que el éxito del canal era colosal, los panameños comenzaron a sentirse incómodos debido a que los EEUU poseían un control completo sobre su principal fuente de ingresos económicos y de agua, ya que el lago Gatún entre los dos carriles es la principal fuente de agua para el país. La tensión comenzó a crecer entre estos dos países hasta que se logró un nuevo tratado, dando el control del Canal de Panamá a Panamá en 1999. Lamentablemente, los problemas no se detuvieron aquí. La demanda de mercancías se incrementó y el tráfico en el canal se hizo insoportable. Debido al abundante tráfico, las embarcaciones a veces tomaban semanas para pasar, pese a que este viaje estaba destinado a durar solo 10 horas. Además de esto, los nuevos buques Post-Panamax no podían caber en él y muchos terminarían yendo a la competencia, el Canal de Suez en Egipto. Esta situación representó millones de dólares en pérdidas de peajes para el canal y, por lo tanto, un nuevo plan de expansión fue creado y luego aprobado por los panameños.

La construcción de la expansión comenzó el 2007 y también duró 10 años en ser terminada. Últimamente, el fin de la expansión se inauguró el 26 de junio del 2016. El proyecto consistió en crear un nuevo carril, aún más grande, con un nuevo tercer juego de esclusas para permitir el acceso a los buques Post-Panamax, capaces de transportar alrededor de diez mil contenedores. La expansión también incluyó mejoras a los carriles antiguos que requirieron dragado para mejorar la navegación a través. Para alcanzar los objetivos del transporte de enormes cantidades de tierra y rocas, debieron utilizar la draga mecánica Rialto M. Christensen, una increíble máquina construida por ingenieros japoneses en 1977 especialmente para la construcción del canal, esta máquina también es utilizada a menudo en el mantenimiento del canal. También se realizaron mejoras al suministro de agua, ya que el canal utiliza agua del lago Gatún.

En general, la expansión representó alrededor de 375 millones de dólares de inversiones, pero espera atraer 4000 buques adicionales anualmente y así, poder facilitar enormemente el transporte de buques Post-Panamax. Todavía estamos por ver si puede conseguir sus objetivos, no obstante, sin importa qué suceda, la expansión facilitará el transporte náutico y mejorará enormemente el tráfico entre los dos océanos.

Sigue leyendo